¿Preocupado por endeudarse en la universidad?

El tener un título universitario es maravilloso, pero también el endeudarse puede ser debilitante. Si ha decidido que la educación será la primera gran inversión, ahora es el momento de comenzar con la planificación financiera.

Los estudiantes que se graduaron el año pasado tienen una carga de deuda promedio de $ 28,810 dólares, según la Federación Canadiense de Estudiantes. 

Una encuesta reciente realizada por Gallup Inc. midió la salud financiera, la felicidad, la participación de la comunidad y el bienestar físico de más de 30,000 graduados postsecundarios de EE. UU.

Descubrió que cuanto mayor era la carga de la deuda de los estudiantes, peor era la calificación de los graduados en todos los aspectos de su bienestar.

¿La única opción es endeudarse?

Es posible graduarse con una cantidad manejable de deuda y aún cosechar los beneficios de tener una educación superior. 

Antes de pensar que terminarás endeudado de por vida, debes determinar exactamente cuánto vas a necesitar. 

Comienza con tus activos, como ahorros, becas, préstamos u obsequios monetarios de la familia, y luego calcula tus gastos. Además de la matrícula, no olvides incluir el costo de transporte, ropa, artículos de tocador, comida y entretenimiento, o vivienda si vives fuera de casa.

Considera seriamente sin qué lujos puedes vivir, como el cable o salir a cenar y mejor ocúpate en terminar de pagar la matrícula.

endeudarse para la universidad

No necesitas comenzar desde cero

Hay muchas herramientas excelentes disponibles para futuros estudiantes para ayudar a crear un presupuesto, por lo que no necesita comenzar desde cero.

La mayoría de los bancos alojan herramientas y recursos de presupuesto para estudiantes en sus sitios web. Las calculadoras de presupuesto te dirán cómo deberías de separar tu dinero y cuánto deberías ahorrar cada semana para lograr determinada meta.

Checa también en tu localidad la oferta de becas, pues muchas se quedan vacantes por falta de solicitantes, ¿puedes creer eso?

AHORRAR ES SIEMPRE LA PRIMERA MEJOR OPCIÓN Y ENDEUDARSE NO ES LA ALTERNATIVA

Si bien utilizar los ahorros para financiar su educación es ideal, el 30 por ciento de las familias no reservan fondos para la educación de sus hijos, según Statistics Canada.

Sin embargo, no es demasiado tarde para crear una red que te evite depender de costosos productos de préstamos como tarjetas de crédito y líneas de crédito. Entre más grandes sean las deudas, será poco probable que disfrutes tu vida de egresado y adquieras estabilidad económica.

A menudo, los estudiantes con grandes deudas se ven obligados a aceptar trabajos fuera de su campo solo para hacer pagos mínimos.

Por ello, aunque los préstamos son muy comunes sobre todo en los Estados Unidos, es mejor vivir lo más desahogado de deudas posible con ahorros y evitar aceptar trabajos que alarguen tu deuda en vez de prosperar.

Mitos del buró de crédito y por qué importa

El buró de crédito es una de esas instancias que tiene muchos mitos y que poco o nada te hablan en la universidad. Es algo que descubres por ti mismo, pero ¡vaya problema que es cuando quieres sacar un crédito!

Muchas veces ni siquiera sabes cómo ingresaste ahí con un mal puntaje. Pero no te preocupes, aquí te decimos los mitos y realidades del buro de credito.

mitos del buro de credito

Mitos y realidades del buró de crédito

  1. Mito: Buró de Crédito es una empresa del gobierno.
    Realidad: No. Es una empresa privada autorizada por el gobierno para recibir, integrar, administrar y enviar información crediticia de Personas y Empresas que tienen o han tenido algún crédito.
  2. Mito: Buró de Crédito es la “lista negra” de los deudores.
    Realidad: No. Debemos de entender que es un registro general de los créditos que tienen las personas y su estatus, más no hay como tal una “lista negra” que signifique algo así como: a esta persona no le prestes jamás.
  3. Mito: En Buró te boletinan.
    Realidad: Va ligado con el punto anterior. Así que si has tenido un problema con alguna institución bancaria y dicen que te van a boletinar, no les creas nada y asesórate con instituciones expertas en ayudarte a salir de deudas.
  4. MitoLas personas se sienten indefensas ante errores reportados al Buró.
    Realidad: En realidad tú puedes solicitar una reclamación si algún dato es erróneo. Como dato extra, tan solo el 2.6% de los reportes emitidos son reclamados y de estos el 72% se resuelven a favor de las Personas y/o Empresas, obvio con sus respectivas pruebas a favor.
  5. Mito: Si pagas tus deudas te borran del Buró.
    Realidad: Los datos del Buró permanecen disponibles durante 72 meses (6 años). Y si en este tiempo te aplicas a mejorar tu puntuación, sin duda eso se va a ver reflejado de manera positiva, más no quiere decir que simplemente al pagar las deudas se borra.
  6. Mito: Nunca sales del Buró de Crédito.
    Realidad: Como lo volvemos a mencionar, esto es un conjunto de datos que se elimina automáticamente al cumplir 6 años de antigüedad.
  7. Mito: Si estás en el Buró no te dan crédito.
    Realidad: Más bien sería al contrario: si no estás en Buró, es difícil que te den un crédito, sobre todo si se trata de una compra grande. Lo que influye es si tu puntaje es bueno o malo.
  8. Mito: Me negaron un crédito por culpa de Buró.
    Realidad: El Buró de Crédito no es el responsable de dar o negar créditos. Son las instituciones bancarias con esta información, quienes deciden si te dan dicho crédito o no.
  9. Mito: Buró de Crédito viola la confidencialidad de los datos de las personas y empresas.
    Realidad: El Buró de Crédito protege la información de las personas y las empresas bajo altos estándares de seguridad. Cuando tú solicitas un crédito, tienes que firmar una autorización para que dicha organización revise tu historial.
  10. Mito: Una vez que entras no te puedes escapar.
    Realidad: Tu registro es borrado cada 6 años. Pero si sabes que no podrás pagar un adeudo, antes de que eso se refleje en tu historial acércate con la institución bancaria que tienes este contrato y busca una forma de pago más cómoda.

¿Y ESTO POR QUÉ IMPORTA A LOS ESTUDIANTES?

Hasta ahora, pocas universidades tienen programas de educación financiera. Pero eso no quiere decir que no puedas ser proactivo. Entre más pronto aprendas por ti mismo sobre estos temas, estarás mejor prevenido para cuando quieras solicitar un préstamo o comprar una casa.