Historial de crédito. Cómo empezar

Cuando estamos en la universidad, surge la inquietud por comenzar a generar un historial de crédito que nos permita mayor libertad financiera.

Sin embargo, en la realidad es complicado obtener nuestra primera tarjeta de crédito. Normalmente los bancos para otorgar una línea de crédito, quieren referencias tuyas de tu comportamiento como deudor.

Piénsalo. Es lógico, ¿tú le prestarías dinero a alguien que no conoces y no tendrás la certeza de si te devolverá lo prestado? Lo mismo pasa con las instituciones bancarias.

Sin embargo, también pensando como un joven sin recursos, ¿cómo vas a generar historial de crédito si no te dan la oportunidad de hacerlo?

Para que inicies con éxito este proyecto y evites tener que limpiar tu buro de credito después, checa nuestros mejores tips para triunfar en las finanzas.

Formas de iniciar tu historial de crédito

Tarjetas departamentales

Pedir una tarjeta departamental para generar historial crediticio es una buena opción desde que estudias una carrera universitaria. A pesar de que las tasas de interés muchas veces son más elevadas que las de las tarjetas de crédito tradicionales, esta es una buena idea ya que no existen tantos requisitos para adquirirla.

Liverpool, C&A, Coppel, entre otras son las tiendas que otorgan tarjetas sin tantos requisitos de por medio, además de que tendrías acceso a créditos

Es posible que te “rechacen” algunas, pero te recomiendo que pruebes en distintas tiendas departamentales hasta que alguna te apruebe la solicitud.

Pago de teléfono móvil o TV de paga

Otra opción para crear historial crediticio es contratar un plan tarifario de telefonía móvil o de televisión de paga. Este tiene que estar a tu nombre y es importante que seas responsable en tus pagos para que generes un buen historial.

Para estas opciones existe un contrato de por medio, por lo cual debes de analizar detalladamente si tienes la capacidad para cumplirlo.

Ahora cada vez es más amplia la competencia en cuanto a empresas que ofrecen este tipo de servicios, por lo que de seguro encontrarás algo a la medida.

Tarjetas de crédito básicas o para estudiantes

A pesar de que esta opción pudiera parecer complicada, muchas veces puedes ir creando historial con tarjetas de crédito que son enfocadas a estudiantes. Algunos bancos que ofrecen estas opciones son Citibanamex y Santander.

Para estos trámites, se puede obtener una tarjeta de crédito sin comprobante de ingresos, si es que eres estudiante universitario. Sólo presentas identificación, comprobante de domicilio y algún comprobante de estudios.

En caso de que ya no seas estudiante, te recomiendo abrir una cuenta de ahorro y solicitar una tarjeta de crédito en el mismo banco ya que de esta forma será más sencillo que te aprueben una tarjeta de crédito sin comprobar ingresos.

La tarjeta de crédito que solicites debe de ser una de las más básicas para que la aprobación sea más sencilla. Muchas veces al tener un buen historial de movimientos te aprueban tarjetas de crédito sin que tú lo solicites.

Eso sí, sólo asegúrate muy bien de cuáles son los intereses y las comisiones por determinados servicios.

Préstamos en línea

La última opción es hacer una solicitud de préstamos personales en línea. Estas empresas normalmente otorgan préstamos desde $2,000 pesos en adelante.

Lo mejor es que muchas de estas empresas no piden historial de crédito para iniciar, aunque sí tendrás que comprobar que posees algún tipo de ingreso, por mínimo que sea.

¿Qué piensan los estudiantes de las carreras cortas?

Un estudio ha revelado que puede haber una división en la opinión de los estudiantes sobre el beneficio de las carreras cortas.

carreras cortas

Una investigación de The Student Room muestra una división entre estudiantes más pobres y más ricos en opiniones acerca de las carreras cortas.

Una encuesta de 12,127 estudiantes del Reino Unido encontró que el 44% de los que están más interesados en un título de dos años.

Los estudiantes a favor de las carreras cortas parecen ver las ventajas de un título en dos años aunque les implicara un horario más complicado. Prefieren trabajar muy duro durante dos años y obtener una ventaja en su carrera.

Un 42% de los encuestados cuyos padres no fueron a la universidad también estaban interesados en obtener un título más rápido. Aquellos con un padre que había estado en la universidad estaban ligeramente más interesados en las carreras cortas.

Sin embargo, tanto los estudiantes más pobres como los ricos expresaron preocupaciones similares acerca de las carreras cortas.

Esto incluía no querer perder la experiencia universitaria “completa” y preocuparse de que los estándares del curso bajaran y necesitaran las vacaciones de verano para obtener experiencia práctica.

Un encuestado en contra de las carreras cortas dijo: “Me preocuparía no poder seguir el ritmo del trabajo y mis calificaciones sufrirían”.

Otro dijo: “Se acumula demasiada información en los estudiantes en un marco de tiempo limitado, lo que ejerce demasiada presión adicional sin beneficio adicional”.

La experiencia laboral, las prácticas y el voluntariado junto con los estudios, son aspectos clave de toda la experiencia universitaria, y ayudan a garantizar que los estudiantes estén listos para trabajar.

Si las universidades y el gobierno planean llevar adelante la opción de carreras cortas, deben escuchar las inquietudes planteadas por los futuros solicitantes y garantizar que se aborden.