Mitos del buró de crédito y por qué importa

El buró de crédito es una de esas instancias que tiene muchos mitos y que poco o nada te hablan en la universidad. Es algo que descubres por ti mismo, pero ¡vaya problema que es cuando quieres sacar un crédito!

Muchas veces ni siquiera sabes cómo ingresaste ahí con un mal puntaje. Pero no te preocupes, aquí te decimos los mitos y realidades del buro de credito.

mitos del buro de credito

Mitos y realidades del buró de crédito

  1. Mito: Buró de Crédito es una empresa del gobierno.
    Realidad: No. Es una empresa privada autorizada por el gobierno para recibir, integrar, administrar y enviar información crediticia de Personas y Empresas que tienen o han tenido algún crédito.
  2. Mito: Buró de Crédito es la “lista negra” de los deudores.
    Realidad: No. Debemos de entender que es un registro general de los créditos que tienen las personas y su estatus, más no hay como tal una “lista negra” que signifique algo así como: a esta persona no le prestes jamás.
  3. Mito: En Buró te boletinan.
    Realidad: Va ligado con el punto anterior. Así que si has tenido un problema con alguna institución bancaria y dicen que te van a boletinar, no les creas nada y asesórate con instituciones expertas en ayudarte a salir de deudas.
  4. MitoLas personas se sienten indefensas ante errores reportados al Buró.
    Realidad: En realidad tú puedes solicitar una reclamación si algún dato es erróneo. Como dato extra, tan solo el 2.6% de los reportes emitidos son reclamados y de estos el 72% se resuelven a favor de las Personas y/o Empresas, obvio con sus respectivas pruebas a favor.
  5. Mito: Si pagas tus deudas te borran del Buró.
    Realidad: Los datos del Buró permanecen disponibles durante 72 meses (6 años). Y si en este tiempo te aplicas a mejorar tu puntuación, sin duda eso se va a ver reflejado de manera positiva, más no quiere decir que simplemente al pagar las deudas se borra.
  6. Mito: Nunca sales del Buró de Crédito.
    Realidad: Como lo volvemos a mencionar, esto es un conjunto de datos que se elimina automáticamente al cumplir 6 años de antigüedad.
  7. Mito: Si estás en el Buró no te dan crédito.
    Realidad: Más bien sería al contrario: si no estás en Buró, es difícil que te den un crédito, sobre todo si se trata de una compra grande. Lo que influye es si tu puntaje es bueno o malo.
  8. Mito: Me negaron un crédito por culpa de Buró.
    Realidad: El Buró de Crédito no es el responsable de dar o negar créditos. Son las instituciones bancarias con esta información, quienes deciden si te dan dicho crédito o no.
  9. Mito: Buró de Crédito viola la confidencialidad de los datos de las personas y empresas.
    Realidad: El Buró de Crédito protege la información de las personas y las empresas bajo altos estándares de seguridad. Cuando tú solicitas un crédito, tienes que firmar una autorización para que dicha organización revise tu historial.
  10. Mito: Una vez que entras no te puedes escapar.
    Realidad: Tu registro es borrado cada 6 años. Pero si sabes que no podrás pagar un adeudo, antes de que eso se refleje en tu historial acércate con la institución bancaria que tienes este contrato y busca una forma de pago más cómoda.

¿Y ESTO POR QUÉ IMPORTA A LOS ESTUDIANTES?

Hasta ahora, pocas universidades tienen programas de educación financiera. Pero eso no quiere decir que no puedas ser proactivo. Entre más pronto aprendas por ti mismo sobre estos temas, estarás mejor prevenido para cuando quieras solicitar un préstamo o comprar una casa.

Los jóvenes ya no piensan en jubilación

¿Qué pasará con la jubilación de los jóvenes? Si bien es cierto que las condiciones laborales actuales dejan mucho que desear, también es cierto que hay mucho desinterés por el tema.

Y la academia nos arroja algunas luces sobre la situación verdadera de la juventud frente a la cultura del ahorro para su jubilación en el estudio “Cultura financiera de los jóvenes en México“, el cual fue realizado por la UNAM en conjunto con Citibanamex.

Este documento revela que 87% de los jóvenes mexicanos no tiene ahorro para el retiro, y 61% no ha pensado nunca en ese tema, aunque el 47% de ellos tiene en mente comprar una casa y 19% concluir sus estudios dentro de ocho años, aunque permea el nulo o poco conocimiento sobre los beneficios de los servicios financieros para lograr sus metas.

Igualmente señala que casi la mitad de los jóvenes (46%) relaciona el dinero con seguridad personal y familiar, y más de la mitad de ellos (56%) declara que “vive al día”.

jovenes que viven en casa de sus padres

Los jóvenes tienen una alta dependencia de sus padres

Es preocupante que el 56% de estos jóvenes mayores de edad afirma que sus padres toman las decisiones financieras. Además, el 95% elige el efectivo como método de pago y solo 11% de los que ahorran lo depositan en un banco.

Esto significa un poco volver a la “antigua” lo cual no sería del todo malo, pero recordemos que los servicios financieros sólo pueden mejorar o cambiar si hay exigencia de los usuarios. Además, los países más desarrollados están casi eliminando el uso de efectivo.

Además, se obtuvo el dato de que es hasta entre los 22 y 29 años que los jóvenes logran su independencia económica. Esto como ya se dijo, es buena parte por las malas condiciones laborales, pero también porque predomina el pensamiento de “gasto ahora, pienso después”.

Esto también sucede porque cada vez más jóvenes estudian la universidad, pero si al salir no tienen un buen empleo, su estancia en casa se va prolongando. Y si viven con lo esencial, ¿cómo esperar que ahorren para su futuro?

La oportunidad podría estar en las plataformas digitales

Las áreas de oportunidad para las instituciones financieras en México están en la tecnología, pues de acuerdo con un estudio de la consultoría Accenture a 4,000 jóvenes clientes bancarios, 40% de ellos harían transacciones bancarias si Google o Amazon ofrecieran este servicio, pues el 68% espera un análisis en tiempo real de sus gastos.

Errores al solicitar un préstamo inmediato

Si eres joven y aún no cuentas con un puntaje en buro de credito que pueda ayudarte a obtener un préstamo para pagar una colegiatura, por ejemplo, el préstamo inmediato se convierte en una opción ideal.

Sea que se lo pidas a un prestamista privado o a alguna institución financiera especializada en estos casos, puedes meterte en problemas más serios de los que ya tenías si no pones atención a las cláusulas.

Checa cuáles son los errores que no deberías cometer cuando solicitas un préstamo inmediato.

Errores comunes al solicitar un préstamo inmediato

1. No verificar el plazo en que tienes que devolver el dinero prestado

Cada empresa que otorga este tipo de préstamos tiene una política de devolución particular. Puede que el plazo sea de máximo un mes, mientras que otras permiten que devuelvas el dinero hasta en tres meses. Pero toma en cuenta que a mayores plazos, más intereses.

El plazo que elijas debe ir de acuerdo con tus ingresos, es decir, elige una fecha en la que estés 100% convencido de que contarás con el efectivo, y así no te arriesgas a caer en mora que eleve una cantidad pequeña a algo impagable.

Retomando el ejemplo del pago de una colegiatura, ya sabes cuánto tienes que pagar al cuatrimestre, así que no hay pretexto.

prestamo inmediato para pagar colegiaturas

2. Pedir prestado un “por si las dudas”

Cuando uno recurre a este tipo de préstamos es por una emergencia, donde ya debes tener bien medida la cantidad de dinero que vas a necesitar. Pedir efectivo extra “por si acaso”, solo hará que tu préstamo sea más grande de forma innecesaria.

3. Creer una oferta demasiado buena para ser cierta

Ya es sabido que en el país han aparecido muchos fraudes relacionados con este tipo de préstamos. Entonces, ¿Por qué seguimos cayendo? Desconfía si una oferta es demasiado buena para ser cierta.

Ningún prestamista o institución seria te daría un préstamo inmediato si no te pide ni siquiera una copia de tu identificación o te ofrecería cantidades astronómicas en el plazo que desees. Estas son señales de alerta a las que debes prestarles atención y que muchos usuarios han reportado como fraude.